El romanticimo supuso una nueva forma de entender la vida y el arte tras el periodo racionalista neoclásico. Nuevas técnicas y temáticas invaden la pintura, creándose un movimiento diverso, incluso contradictorio, donde los sentimiento juegan un papel preponderante.
La pintura romántica tuvo una gran variedad. En Francia destacó la obra de Gericault y de Delacroix, en Inglaterra las ensoñaciones de Füsli y de Blake, y los pre-rafaelitas. Fiedrich fue el pintor más destacado en Alemania, país del que eran originarios los nazarenos, aunque desarrollaron gran parte de su obra en Italia.

(Fundamentos del Arte II)

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *