Contexto histórico del romanticismo

La caída de Napoléon y su posterior exilio en Santa Helena (1815) dio origen a una nueva etapa histórica dominada políticamente por la Santa Alianza. En Francia, la familia real fue repuesta en la figura de Luis XVIII abriendo el periodo de la Restauración que, desde un principio quiso borrar todos los vestigios de la Revolución Francesa.

Lord Byron con atuendo albanés

Entre las ruinas de la revolución se abrió paso el Romanticismo, una nueva actitud vital que tuvo grandes repercusiones en el Arte. La propia naturaleza del Romanticismo hace difícil fijar unas características básica, pero podemos mencionar los siguientes principios:

  • Un profundo individualismo.
  • La intimidad como temática en el arte y la literatura.
  • La representación subjetiva del paisaje.
  • La exaltación del pueblo.
  • El ansia de libertad.

El Romanticismo fue un grito de libertad política y creativa. Una nueva generación de jóvenes trató de encarnar los principios revolucionarios y introducirlos en la la política, la literatura, la filosofía, el arte…: en la vida.

Quizás fue Lord Byron, en su poesía y su vida, quien mejor encarnó esos valores, pero no podemos dejar de citar a Chopin en música, la pintura de Delacroix en pintura, la visión de la Historia de Michelet, las novelas de Víctor Hugo o Alejandro Dumas… La fusión entre el arte, la vida y los posicionamientos ideológicos fue constante, los talleres de pintura se convirtieron en centros de tertulia política y filosófica.

Características de la pintura romántica

Las artes plásticas vivieron una intensa transformación. Los artistas románticos rechazaron los principios academicistas y la visión tradicional del arte, caracterizada por la producción de armonías formales, mediante la corrección técnica y la aplicación de unas normas aprendidas.

Frente a al “totalitarismo racional” de la Ilustración y el neoclasicismo la visión romántica del arte destaca por:

  • La exaltación vitalista e individual.
  • La expresión de los sentimientos y la parte irracional del ser humano.
  • La aparición de nuevas temáticas: el exotismo, oriente, el nacionalismo, la psicología, la religión desde una visión más individual, las pasiones amorosas, los cementerios, las ruinas, los temas populares, el suicidio, las tempestades, la locura…
  • La recuperación del pasado, el historicismo, que llevó a la búsqueda de las raíces nacionales en la Edad Media
  • El amor por la naturaleza desde sus vertientes religiosas, metafísicas y sensibles.
  • El arte se convirtió en una herramienta de emancipación individual y nacional.

Los pintores del romanticismo rompieron con el viejo canon pictórico académico, aunque muchos de ellos se formaron en el taller de David y Gros. La contradicción vital y artística que vivieron llegó a su punto culminante con el suicidio de Gros.

Pronto llegaron las críticas al romanticismo artístico. Sus obras irritaron a los académicos y al gusto más conservador, que las consideraron de la mal gusto y acusaron a los artistas de incorrección técnica. Recibieron insultos y amenazas y muchas de sus obras fueron expulsadas del “Salón”.

Entradas relacionadas

  • Romanticismo: pintura
  • El romanticismo francés con las figuras de Géricault y Delacroix.
  • El romanticismo alemán, destacando al grupo de los “nazarenos” y a Caspar David Friedrich.
  • El romanticismo inglés, donde destacó el grupo de los prerrafaelitas, los originales pintores “visionarios” Fussli y Blake, y los paisajistas Constable y Turner.

This article has 6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *