Al igual que en Estados Unidos, en Europa continuaron las investigaciones y ensayos para lograr un lenguaje arquitectónico nuevo. Con el cambio de siglo (1890-1910) se dieron una serie de condiciones que permitieron el desarrollo de un estilo nuevo: el modernismo, que propuso la libertad expresiva en la arquitectura y la decoración de los edificios con motivos inspirados en la naturaleza.

(La renovación de la arquitectura: siglo XIX)

Las condiciones que favorecieron la aparición del nuevo estilo fueron:

Victor Horta, Interior Casa Tassel interior (1892-4)
  • El agotamiento del eclecticismo historicista.
  • La influencia del movimiento Arts and Crafts, que reclamaba formas más refinadas en la producción industrial (que consideraba alienante, monótona y fea), la integración de las artes y la recuperación de la artesanía. De hecho el modernismo se articuló entorno a las artes decorativas y el diseño gráfico antes de influir en la arquitectura.
  • Las posibilidades de los nuevos materiales.
  • La libertad expresiva propia del romanticismo y que se había expandido por otras disciplinas artísticas.

El modernismo fue un movimiento diverso, a medio camino entre la tradición historicista y la renovación moderna, que se desarrolló en diferentes lugares con distintos nombres:

  • Art-nouveau en Bélgica y Francia.
  • Jungendstil en Alemania.
  • Sezessionstil en Austria.
  • Stile liberty o stile florare en Italia.
  • Modernismo en España, destacando la genial figura de Gaudí.

Es difícil hablar de un ideario común en el Modernismo, pero pese a su diversidad podemos citar algunas características comunes:

  • La ruptura con la tradición que supuso de nuevas formas liberadas del peso de la historia.
  • El uso de la tecnología y la producción industrial con un deseo estético.
  • La fantasía creadora y el feroz individualismo.
  • El predominio de la línea sensible, curva; de los ritmos envolventes con formas vegetales (amapolas, lirios, tulipanes, palmas…) y retorcidas, siendo la decoración un elemento clave unido al diseño de objetos.

El edificio se concibió como un espacio abierto, de líneas curvas con grandes aberturas (ventanas, miradores, balcones…), rompiendo con la simetría y los ángulos rectos. Las plantas se trazan con libertad (incluso con diversidad en cada piso), pero con espacios interiores muy organizados. Para la decoración se recurrió a materiales como el vidrio y la cerámica, que llenan de colores el espacio; pero también la madera y el hierro forjado imitando formas naturales.

Art Nouveau (Bélgica)

El inicio del art nouveau se suele situar en Bruselas, donde un grupo de artistas se opuso al arte oficial. El variado Grupo de los Veinte, creado en 1844, favoreció la difusión del post-impresionismo y del movimiento de Arts & Crafts; y no tardó en interesarse por la decoración y la arquitectura.

Henry Van de Velde (1863-1957) inició su carrera como pintor, pero pronto se interesó por la decoración. Fue precursor del diseño industrial. Fundó en 1908 la Escuela de Artes Decorativas en Weimar y dirigió la Werkbund, la primera escuela de diseño de Europa y precedente de la Bauhaus (1919). Diseñó vestidos, muebles, vajillas (que quería que variaran según el menú)…

Van de Velde, Interior Teatro Werkbund

Sus principios pueden contemplarse en la Casa Uccle (1894). Concebida como una obra de arte total; la arquitectura es la suma de la construcción, los elementos decorativos y el mobiliario. Van de Velde fue el encargado de la planificación y racionalización del Modernismo, y de su difusión.

Victor Horta, Fachada de la Casa Tassel (1892-94)

Victor Horta (1861-1947) consagró el modernismo en arquitectura. Asumió el hierro como material y lo puso al servicio de una idea racional de la arquitectura, desarrollando todas sus posibilidades expresivas. La ornamentación fue una elemento esencial, pero abandona los historicismo por una inspiración vegetal.

La Casa Tassel (1892-94), se levantó en una parcela estrecha y alargada. Rompió la ordenación clásica de las fachadas con elementos curvos y dejando a la vista los materiales. Logró una gran homogeneidad espacial renunciando a los muros como separación en favor de soportes de hierro (que hacen innecesarios los muros de carga). A la entrada encontramos un vestíbulo octogonal y una columna de hierro coronada por formas vegetales. La decoración floral juega en las barandillas de la escalera, suelos y paredes. El hierro también está presente en la fachada abombada, combinado con piedra y hierro.

El salón de actos de la Casa del Pueblo de Bruselas (1896) tiene una estructura de hiero visto. El exterior combina el ladrillo y la estructura de hierro, creando un “muro cortina”. Excepcionalmente en la obra de Horta la decoración casi desaparece.

Modernismo en Escocia

El escocés Charles Rennie Mackintosh (1868-1928) desarrolló un estilo Modernista diferente al de Bélgica, Francia y España. En sus edificios las formas son geométricas, utiliza volumenes prismáticos que se combinan modularmente. Son obras de traza asimétrica muestran correspondencia entre los espacios interiores, las formas exteriores y los jardines.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *