Roma unificó bajo una misma ley, una misma lengua y una misma arquitectura, a todos los pueblos ribereños del Mediterráneo y de la costa atlántica occidental de Europa. Edificó un imperio de más de seis millones de kilómetros cuadrados que, en su mejor momento (año 117, bajo el mandato de Trajano), incluía desde el Atlántico hasta el Golfo Pérsico y desde los tórridos desiertos africanos, hasta las frías y brumosas colinas del sur de Escocia.

En el arte romano imperó el colosalismo y la funcionalidad en las construcciones, y en la plástica el realismo tan propio de su cultura. No obstante habrá momentos, como en el retrato imperial del siglo I, en el que se impondrá el idealismo. Por otra parte, el arte romano siempre verá en el griego a un maestro y mentor pues, como afirma el tópico, en el año 27 a.C. Roma había conquistado a Grecia, pero Grecia había conquistado a Roma (es decir, Roma conquistó militarmente, pero Grecia conquistó culturalmente).

Versión PDF: El arte romano

 

This article has 6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *