El manierismo se inició al ponerse en duda por parte de los artistas la normativa clásica. Las obras se volvieron más subjetivas y personales, los autores se dejaron llevar por su propia capacidad creativa. No es casualidad que coincida cronológicamente con la profunda crisis espiritual que invadió Italia tras el Sacco di Roma (1527), y toda Europa con las guerras de religión. Los graves problemas políticos y religiosos rompieron la visión optimista del humanismo. El Renacimiento llegaba a su fin y se abría un tiempo nuevo, con una nueva sensibilidad estética.
Curiosamente esta reacción anti-clásica busca su lenguaje formal en los propios artistas del clasicismo: Rafael, Leonardo y, sobretodo Miguel Ángel y la escuela veneciana. El origen del término manierista parece estar en al expresión: “alla maniera di…” estos grandes maestros pero introduciendo la personalidad de cada artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *