La variedad del arte barroco también es visible en la pintura; pero ese a la diferencias notables entre las diferentes escuelas de pintura barroca (Flandes, Holanda o España)  podemos encontrar una serie de características comunes:

  • El profundo realismo de las obras, que busca plasmar la vida en su totalidad, sin dejar de lado el dolor, la tristeza, la vejez o la fealdad. Queda atrás el idealismo del Renacimiento.
  • Nuevos temas se abren camino:
    • Los paisajes puede convertirse en tema principal de las obras y no un simple complemento.
    • Los bodegones o naturalezas muertas, que sirven para mostrar el virtuosismo en objetos cotidianos.

La pintura barroca aportó importantes modificaciones formales y técnicas que rompen con algunos aspectos del Renacimiento:

  • Predominio del color sobre el dibujo: los grandes maestros como Velázquez o Rembrandt fueron capaces de definir las formas con manchas de color.
  • Profundidad: durante el Barroco se alcanzó el dominio de la tercera dimensión mediante líneas convergentes, escorzos, juegos de luces…
  • Protagonismo de la luz: los pintores barrocos buscaban plasmar la luz en sus obras a la que se subordinan las formas1, dando un papel nuevo a las sombras que alcanzó su mejor expresión en el tenebrismo de Caravaggio o Ribera.
  • Composiciones asimétricas y atectónica: la figura principal no tiene porque situarse en el centro creando simetría a su alrededor; se refuerzan las diagonales y las espirales. Incluso quedan elementos fuera de la tela, tras puertas o vanos.
  • Movimiento: las formas retorcida, diagonales, atectónicas, los escorzos… refuerzan la sensación de vida en las obras.

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *