(Arte barroco: pintura barroca)

La pintura flamenca barroca estuvo influida por dos elementos sociales importantes:

  • Una sociedad enriquecida por el comercio de sus manufacturas textiles, acostumbrada a la buena vida; liderada por una burguesía que demanda temas costumbristas, más alegres y optimistas, como las fiestas aldeanas de Brueghel. En la misma línea se sitúa la temática de bodegones o naturalezas muertas, un exaltación de la comida abundante, con mesas repletas de carne y fruta1.
  • La importancia de la religión católica2 en la temática, aunque con unas representaciones más comedidas que las españolas. Este hecho marcó una diferencia importante con el arte holandés.

La pintura flamenca barroca estuvo influida por dos elementos sociales importantes:

  • Una sociedad enriquecida por el comercio de sus manufacturas textiles, acostumbrada a la buena vida; liderada por una burguesía que demanda temas costumbristas, más alegres y optimistas, como las fiestas aldeanas de Brueghel. En la misma línea se sitúa la temática de bodegones o naturalezas muertas, un exaltación de la comida abundante, con mesas repletas de carne y fruta1.
  • La importancia de la religión católica2 en la temática, aunque con unas representaciones más comedidas que las españolas. Este hecho marcó una diferencia importante con el arte holandés.

    Pedro Pablo Rubens, Adoración de los Reyes

La pintura de los primitivos flamencos del siglo XVI había caído en el olvido empujada por la influencia del Renacimiento italiano, especialmente de Leonardo, fue necesaria la aparición de una figura como Rubens para recuperar su originalidad.

Pedro Pablo Rubens

La vida de Pedro Pablo Rubens (1557-1640) fue intensa. Nació en Alemania, pero desarrolló su carrera en Amberes, el principal puerto de Flandes. Más allá de su labor como artista fue un importante diplomático y cortesano, que viajó por las más importantes ciudades de Italia y mantuvo una estrecha relación con la Corona españala; lo que le permitió empaparse del arte de diversas escuelas. Su obra es muy abundante, aunque parte de ella se atribuye a su taller.

Su obra muestra el barroco en su máxima vitalidad, exaltando el color y el movimiento, con unas formas gruesas que hacen su arte fácilmente identificable:

  • El color: utiliza gamas de colores muy vivos y los aplica con gran intensidad, con una pincelada suelta.
  • El movimiento: son obras de fuerte dinamismo, con Rubens el movimiento alcanza su máxima expresión. Se sirve de retorcidas formas, de composiciones ondulares, de diagonales, de forzados escorzos y de la tensión de los músculos.
  • Muestra una gran inclinación por las formas gruesas y redondeadas, especialmente en los cuerpos de las mujeres.

Trató la temática religiosa en obras como La adoración de los Reyes Magos del Museo del Prado, o en representación de El descendimiento en un tríptico de la Catedral de Amberes. Sus escenas religiosas aparecen rodeadas de columnas, ricas telas y otros elementos que más recuerda a ambientes de la Corte.

Pedro Pablo Rubens, El rapto de las Hijas de Leucipo

La influencia del arte italiano le llevó a representar algunos temas mitológicos como Las tres gracias, Ninfas perseguidas por sátiros o el Juicio de Paris, donde muestra su representación del desnudo.

Su presencia en la Corte propició su faceta como retratista, muestra de ello es el Retrato ecuestre del Duque de Lerma o Las bodas de María de Medici.

Su extensa obra incluye también los paisajes, en Meleagro y Atlanta, el tema mitológico no es más que una excusa para desplegar una naturaleza en la que destacan los juegos de luces, las formas serpenteantes y el movimiento.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *