Antonio Gaudí (1852-1926) fue el arquitecto más original del Modernismo europeo. Sus inicios muestran importantes deudas con el historicismo (mudéjar, gótico…), aunque siempre tratado de un modo muy peculiar y personal, como podemos ver en el Colegio Teresiano de Barcelona (1888) o en el Palacio Episcopal de Astorga (1887).

(La renovación de la arquitectura en el XIX: el Modernismo)

Gaudí, Casa Batlló (1904-6)

La obra de Gaudí evolucionó mediante la experimentación, aunando varios elementos que le dotaron de gran originalidad y expresividad:

  • La introducción de formas de la naturaleza: geológicas y orgánicas o biológicas (formas vegetales y animales, columnas oseas, tejido celular…). Gaudí entendida la originalidad como vuelta al origen.
  • El uso de los elementos arquitectónicos más avanzados como las estructuras metálicas.
  • La recuperación de formulas de construcción tradicionales como la bóveda de ladrillo, muy habitual en la arquitectura popular catalana.
  • La investigación de estructuras basadas en la naturaleza como el arco catenario, inspirado en los panales.

El resultado fueron espacios de una gran complejidad. Las fachadas son onduladas y las plantas de sus edificios se vuelven esponjosas, rompe la racionalidad ortogonal con el uso de líneas curvas en las habitaciones y los pasillos. Las fachadas y cubiertas (chimeneas, formas de los tejados, columnas óseas de los balcones…) se convierten en auténticas obras plásticas. La búsqueda de unidad artística total en sus obras no se agota en el exterior, le llevó a diseñar cada uno de los elementos interiores.

Su gran obra fue el Templo expiatorio de la Sagrada Familia cuyas obras se iniciaron en 1883 y continúan en marcha. El edificio se había comenzado según los planos de Francisco de Paula Vidal, en estilo neogótico:

  • La planta es de cruz latina con cinco naves y deambulatorio, el ábside es polulobulado y el altar se alza sobre una cripta.
  • El espacio está cubierto por una bóveda tabicada que se sustenta en 36 columnas inclinadas cuyos nervios se abren imitando a árboles.
  • Las bóvedas tiene aperturas que permiten la entrada de la luz, como los grandes ventanales de toda la estructura.
  • La base de la construcción es la utilización de arcos parabólicos o catenarios (funicular o transmisor de fuerzas) para soportar los empujes de la bóveda.
  • El proyecto incluía 18 torres de perfil parabólico y horadadas (resistencia al viento y ¿musicalidad?).
  • Debía tener cuatro fachadas: la de la Gloria (principal), de la Caridad, de la Pasión y la del Nacimiento, situada en extremo del crucero fue la única terminada por Gaudí. Destaca el amplio programa escultórico e iconográfico de las fachadas.

    Gaudí, Interior de la Sagrada Familia.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *