Tras el golpe de Estado del 17-18 de julio de 1936, España quedó dividida en dos zonas: republicana y nacional, comenzando una guerra fraticida que durante más de tres años enfrentó a los españoles. Fue el preludio de lo que unos años después se vivió en el resto de Europa.
La victoria del bando sublevado puso fin al periodo de la II República, iniciándose la dictadura de Francisco Franco, inspirada en el modelo fascista italiano, pero con gran influencia de los grupos católicos y conservadores.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *