(El arte barroco)

La escultura barroca tiene su origen en la corte papal de Roma. Alcanzó un enorme desarrollo que hizo que la ciudad se cubriera de estatuas (fachadas, retablos, monumentos públicos, fuentes…). Debido al gran sentido teatral de la escultura era ideal para mostrar la riqueza y el poder cortesano y palaciego, y para escenificar de la simbología religiosa.

Las características son:

  • Tendencia al dinamismo y al movimiento.
  • La tensión que invade la totalidad de la figura y le aleja de los modelos renacentistas.
  • Mayor naturalismo, que se refleja en los rostros, y la fisonomía.
  • Expresión las emociones, la mística, las pasiones…
  • Efectismo y teatralidad, pretende provocar la sorpresa en el espectador1.

La temática tratada es diversa. Destaca la religiosa, especialmente en Roma y en España; el retrato con toda la carga propagandística que implica y los grandes monumentos funerarios dotados de una gran teatralidad2. El tema mitológico siguió sirviendo de inspiración pero apostando por un sentido simbólico y didáctico que potenciaba el desarrollo de las virtudes humanas.

Éxtasis de Santa Teresa

Los materiales variaron según los lugares. Los escultores italianos emplearon principalmente la piedra: mármol y alabastro, pero también el bronce. Los españoles trabajaron la talla en madera policromada. En menor medida se emplearon otros materiales más ricos como el oro, la plata o el marfil.

Las tipologías fueron muy variadas, dependiendo del tema a tratar y el lugar de la obra; pero debemos tener en cuenta el concepto barroco de teatralidad y relación: obras de bulto redondo y relieve (incluso pintura), se combinan en un mismo conjunto, esto obligó a la unifacialidad, o punto de vista único, de las obras de bulto redondo. La obra de arte pierde gran parte de su sentido separada del contexto, el espacio, para el que fue realizada, la arquitectura es un escenario para el resto de las artes.

Escultura barroca en Italia: Bernini

Gian Lorenzo Bernini (1598-1680) es el gran escultor del siglo XVIII, su obra refleja a la perfección todos los valores de la escultura barroca. Creó su propio estilo, integrando los diferentes lenguajes artísticos definió la idea de theatrum sacrum: la simbiosis entre arquitectura, escultura, pintura y luz. No debemos olvidar que Bernini fue un artista polifacético, al igual que Miguel Ángel fue un importante arquitecto, urbanista, pintor, diseñador…

No recibió formación académica, aprendió el oficio de su padre y de la observación y el estudio de las colecciones vaticanas. Las influencias de Bernini podemos encontrarlas en algunos pintores renacentistas como Rafael o Guido Reni; y son constantes sus referencias a modelos clásicos, lo que prolongó su influencia hasta el neoclasicismo.

Su amplia obra le permitió tratar temáticas diversas:

  • La mitológica que nos remite a su conocimiento de los clásicos: El rapto de Proserpina (1621-22) y Apolo y Dafne (1622-25). Obras donde podemos ver el gusto por la teatralidad, el movimiento y la combinación de texturas.
  • La religiosa y bíblica es la más numerosa, no en vano fue el escultor preferido de siete papas durante su siglo. Podemos destacar El David (1623-24) y Longinos (1629-38).
  • Los retratos: como el del Cardenal Borghese.
  • La escultura funeraria: el espectacular Sepulcro de Urbano VIII (1628) muestra toda la teatralidad del arte barroco, la integración de la escultura y el espacio arquitectónico, así como el tema de la vanitas.
  • Las alegorías: la Cátedra de San Pedro (1657-66) excelente ejemplo de theatrum sacrum o el Éxtasis de la beata Ludovica Albertoni (1671-74).
  • Los monumentos urbanos: la fuente del Tritón.

El éxtasis de Santa Teresa

El conjunto de la capilla Cornaro, con la escultura de El Éxtasis de Santa Teresa (1648-52)3 pude ser considerada la obra más representativa del estilo barroco en Italia. Bernini decoró toda la capilla, buscando la total unidad de las artes.

El tema es el éxtasis místico de Santa Teresa de Ávila. Podemos contemplar como la Santa desfallece en una actitud placentera, sumisa. De su cuerpo apenas vemos el rostro, una mano y un píe, son las amplias vestiduras de la santa provocan el gran dinamismo en la obra.

El conjunto se encuentra sobre un trono de nubes y lo completa un ángel que se dispone a atravesar a la santa con una flecha. El rostro del ángel es divertido y su indumentaria se pega al cuerpo. Es un acto de amor y una obra más pictórica que las anteriores, pues es más plana y solo se contempla de frente, forma parte de un retablo.

Tras las figuras hay una vidriera camuflada que proyecta la luz sobre las figuras, una luz que genera un efecto de vida, tamiza las formas, modela los rostros y dota de movimiento al conjunto.

1Un Ejemplo lo encontramos en la escultura funeraria, con esqueletos que se levantan de sus tumbas o muertos que nos muestran a la Parca tras una cortina

2El tema de la vanitas (vacuidad, insignificancia…) fue muy tratado durante el Barroco, lanza una mensaje sobre la inutilidad de los placeres mundanos frente a la certeza de la muerte, animando a la adopción de un sombrío punto de vista sobre el mundo.

3Iglesia de Santa María de la Victoria, en Roma.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *