Doménico Theotocopoulus, el Greco (1541-1614) nació en Creta, donde se especializó en la realización de iconos de estilo bizantino. Los fundamentos bizantinos de su arte son visibles a lo largo de toda su carrera.
Deseoso de ampliar su arte viajó a Venecia donde conoció la escuela que allí se desarrollaba tomando un cromatismo más cálido y ciertos elementos técnicos, los escorzos, las grandes composiciones y el trazo ondulante.
Su aprendizaje continúa en Roma (1570) pero la enorme competencia que encuentra le llevó a trasladarse a España.
Llegó en 1576 con la intención de trabajar para Felipe II en el Monasterio de el Escorial.
El Greco se trasladó a Toledo donde realiza sus obras más destacadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *