Dentro de la escultura barroca merece una mención especial la imaginería religiosa española. Un arte que se caracterizó por el realismo de sus figuras y el uso de la madera policromada como material principal.

Fue la importancia de la Iglesia Católica y el peso de la Contrarreforma lo que privilegió la escultura religiosa, especialmente los pasos de Semana Santa, una de las formas de religiosidad popular más extendidas por el país.

Podemos distinguir tres grandes escuelas:

  • La escuela castellana castellana cuyo realismo es más duro y descarnado, siendo Gregorio Fernández su mejor representante.
  • La escuela andaluza, también realista, presenta imágenes más comedidas y de gran elegancia. Podemos destacar a Martínez Montañés y Alonso Cano.
  • La llegada del italiano Salzillo a Murcia generó otro importante foco escultórico. Su estilo, más clásico, se adaptó en sus pasos y figuras de pesebre al gusto español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *