El arte gótico surgió en el siglo XII, en una sociedad marcada por profundos cambios económicos, religiosos y culturales, que necesitaba de un nuevo estilo artístico que plasmara sus espiritualidad.

El arte Románico, rural y feudal, dio paso a un nuevo estilo urbano: el Gótico. El uso del arco apuntado, los arbotantes y los contrafuertes exteriores permitieron edificios mucho más elevados y luminosos. Las ciudades alzaron grandes catedrales que se convirtieron en el símbolo del nuevo arte.

Las artes plásticas siguieron vinculadas a la arquitectura y mantuvieron su carácter pedagógico, pero la naturalidad y la expresividad cambiaron los anteriores modelos. La reducción de los muros obligó a buscar nuevos soportes para la pintura, como la tabla (retablos), y permitió la profusión de vidrieras que cambiaron la luminosidad de los templos.

Versión PDF: El arte gótico

This article has 4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *