El arte gótico y, en especial, la arquitectura gótica, fue la plasmación artística de la nueva espiritualidad y la nueva sociedad urbana. Al servicio de la nueva mentalidad se pusieron las invenciones técnicas y constructivas desarrolladas en la época, los edificios ganaron altura y luz.

Características principales

Fueron varios las innovaciones que permitieron esta transformación, y fueron estos mismos elementos los que nos permiten identificar el arte gótico:

    • El arco apuntado u ojival: mucho más ligero que el de medio punto, reparte mejor los empujes y permite cubrir espacios más anchos.

    • La bóveda de crucería: surgida del cruce de dos arcos apuntados. Usaron también cimborrios para cubrir el crucero, dotando de más luz al conjunto. En el exterior la cubierta era a dos aguas.

      Alzado de una catedral gótica
    • La luz: la estructura basada en los elementos anteriores permitió transmitir los empujes directamente sobre las columnas y los pilares. El muro quedó libre de su función sustentante, siendo sólo un elemento de cierre. Los arquitectos puedieron abrir ventanales cubiertos por coloridas vidrieras.

    • La altura: la ambición ascensional de los arquitectos les llevó a lograr la máxima altura. Para poder sostener las bóvedas sin fortalecer los muros se sirvieron de los arbotantes, que trasladan los empujes a contrafuertes exteriores. Para acentuar la altura utilizaron adornos como pináculos y gabletes (acabados en punta, tipo frontón, en portadas y arcos).

La planta no presentaba tantas novedades con respecto al románico, se caracterizó por:

    • Mantener la planta de cruz latina pero con transepto1 más corto.

    • Presentan tres o cinco naves, siendo la central más alta y amplia.

    • La cabecera es mucho más amplia2 y la girola (deambulatorio) está jalonado por capillas radiales o absidiolos.

La fachada principal es la occidental porque la orientación tradicional es este3 (cabecera) – oeste (portada); en su modelo más característico podemos distinguir:

    • Dos torres que franquean la portada. Pueden estar coronadas por pináculos (piramidales o cónicos).

    • Una estructura en tres franjas horizontales que reflejan el alzado del edificio:

      • La inferior: corresponde a las puertas, arcadas que dan acceso a las naves.

      • Un segundo cuerpo con arcadas, donde se enmarca el rosetón, y que corresponde al triforio (pasadizo elevado sobre las naves laterales) del alzado.

      • Sobre el triforio, en el alzado queda el muro de la nave central cuyos vanos forman el claristorio.

    • Las portadas.

      Planta de la Catedral de Chartres

Edificios destacados

El gótico fue un arte urbano y burgués, porque a partir del siglo XII la evolución de la economía europea propició la urbanización del continente. Expresión artística de la nueva civilización urbana va a ser la catedral y el círculo de edificios públicos y privados que la rodean: la universidad, la lonja, el ayuntamiento y el palacio.

Edificios religiosos: la catedral

La reforma de la Orden del Císter (siglo XII) pregonaba la austeridad en la vida monástica y en sus construcciones. Nace un estilo de transición entre el románico y el gótico que conocemos como cisterciense con arcos apuntados y bóvedas de crucería. La austeridad proscribía las decoración escultórica, la pintura y las vidrieras. Los monasterios españoles de Santa María de la Huerta (Soria), Santes Creus (Tarragona) y Santa Maria de Poblet (Tarragona).

El termino catedral deriva de cátedra, la silla del obispo, donde preside la eucaristía e imparte su catecismo. Las catedrales son las sedes del obispado en cada una de las diócesis. La catedral gótica exaltaba la alianza del clero con la monarquía y revelaba el orgullo de la burguesía. Era el centro de las celebraciones de la realeza y la burguesía (coronaciones, bautizos, bodas, comuniones y funerales) y el lugar donde reunían las corporaciones municipales. Además el pueblo rezaba en su interior y se divertía con el teatro litúrgico que en Navidad y Semana Santa se representaba en sus naves. Fueron edificios construidos por la colectividad; su tamaño y complejidad alargaron la duración de las obras que son el fruto de varias generaciones.

Inicialmente la catedral gótica presenta elementos residuales de la iglesia de peregrinación románica: planta cruciforme, gran cabecera con girola y capillas radiales. El triunfo de la catedral gótica llegó con la invención del arbotante: un gran brazo de piedra exterior que neutraliza el empuje de las bóvedas de crucería centrales, descargándolo sobre los contrafuertes laterales exteriores. Su presencia se constata en 1180, en Notre Dame de París y, a partir de entonces, se generaliza su uso. Los maestros góticos alzaron luminosos edificios de cinco, y hasta siete naves, con sólo tres pisos en altura: arcada de separación, reducido triforio y elevado ventanal.

Las grandes catedrales góticas surgieron en la segunda mitad del siglo XII en el norte de Francia configurando un modelo que subraya la verticalidad y la luminosidad. Los ejemplos más destacados del llamado gótico septentrional o francés son Notre-Dame de París, Cathédrale de l’Assomption de Notre-Dame de Chartres o Notre-Dame de Reims.

El modelo se extendió por toda Europa:

    • Francia: Laon (1155), París (1163), Chartres (1194), Bourges (1195), Reims (1211) y Amiens (1220).

    • Inglaterra: Salisbury (1220).

    • España: Burgos (1221), Toledo (1227) y León (1255).

    • Alemania: Colonia4 (1248) y Estrasburgo (1250).

Variedades estilísticas

  • La evolución del gótico en Francia durante el siglo XIII llevó al llamado gótico radiante de la Sainte-Chapelle de París. La altura deja de obsesionar a los arquitectos lo que permite aligerar le conjunto de la construcción y prácticamente eliminar los muros y sustituirlos por complejas tracerías y espectaculares vidrieras.

  • El gótico flamígero de los siglos XV y XVI fue la última evolución del estilo. La ornamentación se complica, con formas que asemejan llamas ascendentes, especialmente en tracerías y bóvedas.

  • La construcción de la catedral de Santa Cecilia de Albi en el sur de Francia dio origen al llamado gótico meridional que influyó en la Corona de Aragón. La línea horizontal predomina sobre el ansia de verticalidad y se utiliza la plata de salón, una amplia nave sin transepto. Las bóvedas de crucería descansan sobre gruesos contrafuertes entre los que se construyen capillas laterales. Sobrecoge la austera sobriedad en la decoración interior de los muros, mientras en el exterior pináculos, gabletes y otros elementos no constructivos son reducidos a la mínima expresión. La Iglesia de Santa María del Mar en Barcelona (Siglo XIV) es un ejemplo de manual por sus elegancia y proporción.

    La riqueza que vivió la corona aragonesa durante los siglos XIV y XV posibilitó la construcción de edificios en este estilo como la Catedral de Girona, y la impresionante Catedral de Palma de Mallorca, de tres naves sin girola. Su planificación inicial la de una nave única (planta de salón), el añadido de dos naves laterales (mucho más pequeñas que la principal) obligó a la construcción de sus espectaculares arbotantes y estribos, vista desde el mar parece una nave con las velas desplegadas.

  • La influencia clásica y bizantina en Italia era más fuerte que en ningún otro lugar de Europa occidental, lo que explica la fuerte resistencia a la implantación del gótico en tierras transalpinas. Los arcos apuntados, gabletes y pináculos fueron un lenguaje decorativo y formal para los edificios, pero la filosofía constructiva no fue asumida. Las cubiertas de madera y los anchos muros no requerían los soportes exteriores típicamente góticos y el conjunto de las construcciones tiende más a la horizontalidad.

    Las grandes catedrales italianas están revestidas de mármol de colores, la decoración es de relieves, esculturas y mosaicos dorados. Podemos destacar la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción en Siena (XIII).

Los edificios civiles:

Una serie de edificios se alzaron en las grandes ciudades, especialmente a partir del siglo XIV, para responder a las nuevas necesidades de la burguesía, entre los que destacaron: la universidad, la lonja, el ayuntamiento y el palacio. Utilizaron las mismas estructuras que emplearon en las catedrales: el arco apuntado y la bóveda de crucería, que generan grandes espacios y que adaptaron a diversas tipologías.

La evolución fue similar a la de los edificios religiosos, acentuado cada vez más la ornamentación, pero sin preocuparse por la verticalidad.

  • La universidad: tuvo como fin transportar a las ciudades el conocimiento acumulado en las grandes abadías rurales. Por ello la estructura de estos edificios se inspiraba en la tradición arquitectónica monástica: patios para pasear y leer que recuerdan los claustros, y a su alrededores las aulas, la biblioteca y la capilla. Las primeras carreras que se estudiaban fueron las de Teología, Medicina y Derecho. Las universidades más importantes del momento eran las de París, Oxford, Bolonia y Salamanca (las cuatro lumbreras del mundo).

  • La lonja: era un edificio utilizado para las contrataciones mercantiles. La más antigua fue la Yres, en Bélgica, iniciada en 1202. En la Corona de Aragón destacaron la de Barcelona, del siglo XIV, y las de Palma de Mallorca (1426) y Valencia (1482).

    Lonja de la Valencia
  • Los ayuntamientos: fueron réplicas laicas de las catedrales. Los ejemplares más antiguos los podemos encontrar en Italia en el siglo XIII: Palazzo dei Priori en Volterra (1208); Palazzo Vecchio de Florencia (1299); y el Palazzo del Comune de Siena (1297). También en Alemania y Holanda se construyeron grandes ayuntamientos a partir de los siglos XIV y XV. La característica común de todos fue una elevada torre campanario.

  • Los palacios: dejaban que en ellos se desbordara el lujo y el boato de las clases acaudaladas del siglo XV. Eran viviendas con almacenes, oficinas, salas de recepción, dependencias para la servidumbre y habitaciones confortables donde residían los miembros de las familias. Los más importantes fueron la Ca d’Oro de Venecia y el Hôtel de Jacques Coeur, en Bourges, ambos del siglo XV. En España podemos destacar el Palacio del Infantado (Guadalajara).

  • Otros edificios destacados fueron los castillos, como el de Manzanares del Real en Madrid y el castillo Bellver en Palma de Mallorca y las atarazanas de Barcelona y de Valencia.

1Brazo corto de la cruz.

2Macrocefalia.

3El altar queda en el lado oriental, la salida del sol (ego sum lux mundi).

4La obsesión por la verticalidad en las catedrales alemanas hace que las torres de la Catedral de Colonia alcancen los 156 metros.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *