La escultura griega vivió su época arcaica entre los siglos XII y VI, evolucionando hacia el siglo V hasta la formas clásicas.

La escultura estaba muy influida por Egipto y el resto de culturas orientales. Las primeras obras que conocemos son las llamadas xoana, figuras muy estilizadas de madera, marfil, terracota o cera, tenía un carácter votivo1.

Los kroi o curos por su forma parecen una evolución en piedra de las xoanas. Aunque se conocen Apolos por la Historia del Arte son representaciones de atletas desnudos2. Algunos ejemplos destacados son el kroi de Milos, el de Sunión o el Apolo Anaristos.

Las kórai o cores, representan a mujeres, posiblemente sacerdotisas, vestidas con una túnica llamada jitón que les cubre hasta los pies, un mato que lo cubre llamado himation y un chal llamado peplos. Los escultores utilizaron la misma técnica arcaica y sintética de los koúroi, con rasgos y pliegues geométricos. La Dama de Auxerre uno de los ejemplos más completos.

Son obras muy influidas por el arte egipcio y oriental (rigidez, frontalidad, esquematismo, geometría…). Entre sus características destacan:

Recreación de la Dama de Auxerre
  • La sonrisa arcaica.

  • Los ojos almendrados.

  • Aparecen siempre desnudas.

  • Pelo geométrico.

  • Expresión hierática

  • Ley de la frontalidad (no hay concepción del bulto redondo.

  • Falta de movimiento: excepto por avanzar ligeramente una pierna3.

Los modelos arcaicos evolucionaron hacia a una escultura más naturalista y realista, recreándose en posturas más naturales y elementos anecdótico. Podemos verlo en el Caballero Rampín, en el Moscóforo4 o en la Hera de Samos.

La época arcaica también nos dejó ejemplos de escultura asociada a edificios como ornamento de templos. La encontramos en las metopas y los tímpanos; se caracterizó por una marcada adaptación al marco:

  • Colocando en distinta posición a los personajes (este es el modo más naturalista de adaptarlas al marco). El tímpano templo de Artemis en Corfú, muestra a una gorgona que no respeta de forma correcta la ley de adaptación al marco, pues la cabeza sobresale del tímpano

  • Modificando la proporción según el espacio, de esta forma se destacaba al personaje más grande, se carga de simbolismo (perspectiva jerárquica).

Transición al clasicismo

Atenea Pensativa

La representación de los dioses en los templos fue el tema más abundante en la escultura. Durante el siglo V a.C. las actitudes se volvieron más humanas y se buscaron modelos naturales. Los dioses representaban con más parecido físico con al ser humano, pero debían conservar su aura inmortal. El resultado fue el paso del naturalismo al idealismo. Se perfeccionaron los modelos para que representaran la majestuosidad de los dioses, pero sin perder la individualidad, sin caer en la inexpresividad o en lo vacuo. Podemos ver esas características en la Atenea Pensativa, apoyada en su lanza mirando melancólica mira una lápida. Observamos un acercamiento de los dioses al mundo de los mortales, se enternece con el dolor humano.

Obras destacadas de este periodo son el grupo de los Tiranicidas, los relieves del frontón del templo de Afalla en Egina, los Relieves del templo de Zeus en Olimpia, el Trono Ludovisi y el Auriga de Delfos.

1Ofrecidas como voto o promesa a una divinidad.

2Probablemente fueron estatuas votivas o trofeos para los Juegos. Llevarían el nombre del vencedor grabado y puede que se vendieran copias de menos calidad, a modo de recuerdos. Sólo buscan representar el triunfo, no la perfección. Su abstracción puedes deberse a que representaban a cualquier vencedor.

3No marcan la curvatura en la cintura, por lo que una pierna es más larga que la otra.

4El moscóforo tendrá gran importancia simbólica para el cristianismo, que tomará imágenes de otras culturas y les cambiará su simbología, el moscóforo representará el Agnus Dei (Cordero de Dios).

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *