Durante el siglo XIX la arquitectura se enfrentó a la necesidad de replantear sus principios. Por un lado tenemos una sociedad cambiante, la revolución industrial, los nuevos inventos, el ocio y el aumento de la población, exige nuevas formas de construcción, y nuevas tipologías que no tenían precedentes. Por otro lado los nuevos materiales como el hierro, el vidrio, el acero y el cemento se abrían camino, pero aún faltaba una nueva arquitectura que diera respuesta a las necesidades y la manera de usar los nuevos materiales.

La renovación de la arquitectura I: los historicismos

La renovación de la arquitectura II: la arquitectura del hierro

La renovación de la arquitectura III

La renovación de la arquitectura IV

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *