El arte románico fue el primer estilo internacional de la cultura occidental tras la caída del Imperio Romano. La denominación “románico” fue acuñada por el arqueólogo francés Charles de Gerville (1768-1853) en 1818, para referirse al arte de Europa occidental entre los siglos VIII y XII. Consideraba que el arte de aquella época era una derivación del arte romano, al igual que las lenguas romances o románicas procedían del latín.

Versión PDF: El arte románico

Antecedentes

Pronto se fue acotando la cronología del románico para limitarlo a las producciones artísticas de los siglos XI, XII y XII. Los estilos anteriores se consideraron distintos al románico, aunque se les englobó con el término general de arte prerrománico. Entre estos antecedentes del románico destacan:

  • Los estilos desarrollados en España entre los siglos VII y XI: arte visigodo, arte asturiano y el arte mozárabe.

  • El arte carolingio en Europa central durante el siglo IX.

  • El arte otónico en la Alemania del siglo X.

Podemos concluir que el arte románico surgió a mediados del siglo XI como la culminación de un largo proceso de ensayos, los estilos prerrománicos, a los que se incorporaron influencias bizantinas y orientales. Se desarrolló durante todo el siglo XII y coexistió en su segunda mitad con el inicio del gótico.

Características generales

El arte románico agrupa una serie de escuelas arquitectónicas regionales (normanda, lombarda, sajona, borgoñona…) que pese a mostrar interesantes variedades formales tiene en común el uso del arco de medio punto y la bóveda de cañón como elementos sostenidos, y la necesidad de fuertes pilares y muros para soportar el peso de los mismos, reduciendo el número de vanos y, por tanto la luz del interior.

El arte figurativo tiene escasa relaciones con el arte clásico. Si éste buscaba la imitación de la realidad o su idealización, en el románico busca su función alegórica, simbólica y didáctica. El parecido con la naturaleza carece de importancia.

El papel del artista era considerado como el de un artesano, recibe el encargo de debe seguir sus directrices temáticas, simbólicas y estéticas.

Bajo la nomenclatura general del arte románico se agrupan una serie de escuelas arquitectónicas regionales (normanda, lombarda, sajona, borgoñona…) que pese a mostrar interesantes variedades formales tiene en común el uso del arco de medio punto y la bóveda de cañón como elementos sostenidos, y la necesidad de fuertes pilares y muros para soportar el peso de los mismos, reduciendo el número de vanos y, por tanto la luz del interior.

El arte figurativo tiene escasa relaciones con el arte clásico. Si éste buscaba la imitación de la realidad o su idealización, en el románico busca su función alegórica, simbólica y didáctica. El parecido con la naturaleza carece de importancia.

El papel del artista era considerado como el de un artesano, recibe el encargo de debe seguir sus directrices temáticas, simbólicas y estéticas.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *